viernes, 20 de noviembre de 2015

Argentina: el regreso de un socio y un competidor

El posible regreso de las inversiones en Argentina

Los especialistas coinciden en que más allá de los resultados en las elecciones argentinas (aún continuando el oficialismo) se viene un cambio en este país en la política económica. También están de acuerdo en que el retorno de este socio comercial, generará el avance de dos fuerzas contrapuestas.


Por un lado, las siguientes ventajas: el regreso de un socio inversor y comprador de productos uruguayos, la eliminación de obstáculos en los negocios de ambos países, el flujo de mercaderías y personas así como una regularización “aunque más no sea gradual” del movimiento de capitales entre las naciones.

Pero por otra parte, hay que considerar que las políticas llevadas en los últimos años en el país vecino lo transformaron en una nación poco competitiva, especialmente en los rubros de carne bovina y la soja. Los cambios a futuro en Argentina podrían en contraposición: devolverle la competitividad y el retorno de capitales que anteriormente, preferían radicarse en Uruguay. Igualmente, el “cambio de humor” y la posible renovación también es un importante incentivo para normalizar de a poco las políticas económicas.

Recordemos que durante la crisis del 2001, las economías de ambos países tuvieron un “desacople” de manera que (gradualmente) "la economía Argentina perdió relevancia para la economía uruguaya”. Para nuestro país, en la última década hubo un período de crecimiento muy importante, que acompañó el contexto internacional favorable y asimismo, se concretaron políticas locales que ayudaron al aprovechamiento de estas oportunidades.

En este último punto en particular, se destacan la explotación de dos sectores que pronto se posicionaron junto a los principales exportadores globales, como la soja o la cadena forestal-madera-celulosa, con destino a importantes mercados emergentes , tales como China y Rusia.

También es relevante destacar por ejemplo que las mejoras experimentadas en nuestro sector agrícola “fue financiada en buena medida por inversores argentinos que escaparon de las trabas que les imponían en su país”.

La nueva realidad en Argentina podría recuperar las inversiones que se habían ido, que habían preferido otros destinos y también se presume que habrá un nuevo estadío de confianza para futuras inversiones. Este cambio rivaliza con los intereses de atraer inversiones en Uruguay así como se vislumbra en la retirada de inversiones que podrían acelerarse ni bien se observen las primeras señales positivas de cambio en Argentina.

Estos cambios lógicamente afectan el sector inmobiliario, viendo perjudicado Uruguay ya que los precios están más elevados que en el vecino país (de igual forma que los costos de la construcción) lo cual puede desalentar futuras inversiones que probablemente se vuelquen a Argentina no solamente porque los precios son más bajos, sino porque hay expectativas de valorización.

Otra cuestión problemática que puede perjudicar a nuestro país es el relacionamiento económico en cuanto al bloque del Mercosur: “Los fundadores del Mercosur, espacio que originalmente apuntaba a una integración entre sus miembros, han dejado de lado la complementariedad y se han transformado en competidores en los mercados internacionales.

Si vemos la estructura de exportaciones de Uruguay, la carne, la soja y la celulosa son los principales rubros. En todos ellos Brasil es un importante exportador y Argentina lo es en soja y seguramente retorne en poco tiempo al mercado cárnico, cuyo vacío supo aprovechar Uruguay, pero que pronto deberá pelear por mantenerlo”.

Es así que nuestro país debe estar preparado para la recuperación de las naciones vecinas, especialmente Argentina, tener una carrera activa en la competitividad, atraer inversiones, adecuar sus políticas y aprovechar las ventajas de apertura y comercio que Argentina también brindará a la región.

Publicación generada a partir del material del diario ElPaís.com.uy

No hay comentarios.:

Publicar un comentario