jueves, 29 de marzo de 2018

El vínculo entre el producto de la construcción y el Producto Bruto Interno (PBI)

El vínculo entre el producto de la construcción y el Producto Bruto Interno (PBI) Plaza MayorLa nota comienza con la siguiente pregunta: "¿Qué relación se observa entre el producto bruto (PB) de la construcción y el Producto Interno Bruto (PIB) uruguayo en las últimas tres décadas?", para ello, las economistas Eugenia Rodríguez y Bibiana Lanzilotta buscaron responder esta interrogante en el trabajo: “Caracterización cíclica y tendencial del producto bruto de la industria de la construcción en Uruguay entre 1988 y 2017”, el cual se elaboró desde el Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (Ceeic).


La investigación pone énfasis en la importancia de la construcción en nuestro país, indicando que el PB de esta industria representó, en promedio, el 8% del PIB nacional (en pesos constantes) entre 1997 y 2016, y dio trabajo al 7,8% de todos los ocupados en el país en promedio entre 2011 y 2016 (alrededor de 120.000 personas).

Asimismo, el estudio también menciona que "pese al bajón que la construcción experimentó en los últimos años, los salarios de los empleados del sector medidos por el Índice Medio de Salarios (IMS) crecieron 88,3% punta a punta en esos años y la ocupación aumentó 3,7%". Además "se trata de un sector clave en el proceso de formación de capital, explicando aproximadamente el 50% de la formación bruta de capital fijo, lo que permite el crecimiento sostenible a largo plazo”, según mencionan las autoras.

Con todos estos datos, la investigación afirma que es “importante conocer el desempeño de la industria de la construcción, así como sus rasgos más salientes, para poder caracterizar su relación con el ciclo macroeconómico nacional y comprender la realidad actual”.

También agregan que “la caracterización de la evolución del PB del sector, y conocer los principales rasgos de su comportamiento tendencial y cíclico facilitará la comprensión de cuáles son sus determinantes y qué se puede esperar del futuro”.

Ambas investigadoras hallaron que el producto sectorial y el global presentan un comportamiento “similar”, fruto de que están “estrechamente vinculados”. Por lo tanto, “en momentos de auge hay una mayor demanda para reparación y creación de nuevas viviendas, así como también hay mayor capacidad de inversión para expandir y construir nuevos establecimientos”. En la vereda de enfrente, “en momentos recesivos, la actividad de la construcción se contrae significativamente”. A pesar de la “evolución similar” constatada entre el PB de la construcción y el PIB, la del primero aparece más “volátil”. De esta manera, cuando se expande lo hace “por encima del nivel general”, mientras que cuando la actividad se contrae “cae por debajo del mismo”.

Los resultados del trabajo permiten concluir que el “PB de la construcción es procíclico respecto del PIB nacional y dependiendo del periodo que se considere, adelanta o sincroniza con éste”.

Análisis actual

Al día de hoy -el trabajo se publicó a fines de 2017- se estaría atravesando por “la parte baja de un nuevo ciclo”, cuyo inicio se remontaría a 2015. La parte más baja de esta fase, en tanto, habría sido entre finales de 2016 y el arranque del año pasado (7% inferior a la tendencia de largo plazo en promedio, se detalla). Se añade, sin embargo, que según la información de los componentes proyectados “la fase a la baja de este ciclo habría sido menos profunda que las anteriores”.

De hecho -con información del primer trimestre de 2017- “las estimaciones de los componentes del PB de la construcción muestran que la tendencia-ciclo se expandió en el orden del 1,9% interanual en el último dato, se está en la fase baja del ciclo, y los últimos datos marcan un punto de giro hacia el crecimiento”.

En esta línea, la última edición del Índice Líder de actividad de la Industria de la Construcción (sigla ILIC) -también confeccionado por el Ceeic- difundió estimaciones que “permiten anticipar un posible cambio de tendencia sobre la primera mitad de 2018” para el sector, “esperándose tasas de crecimiento (de la tendencia) positivas a partir del segundo trimestre”.

Qué sucede en Argentina

Las investigadoras también pusieron la lupa en la manera que la actividad de la construcción a nivel regional, puede afectar a esa misma industria dentro de las fronteras de Uruguay.
En concreto, se observó qué es lo que sucedía con el vecino país. Para ello, se recurrió al Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) del mismo.

Desde 1996 “el componente cíclico del ISAC adelanta por lo menos tres trimestres los grandes movimientos de las tasas de variación de la actividad del sector nacional”, marca el estudio.

Debido a esto, plantea el trabajo, se cuenta con “evidencia de que existen fuertes interconexiones entre el sector de la construcción y el sector inmobiliario de ambos países”.

Más detalles sobre esta industria

Información del diario El País: El trabajo de Lanzilotta y Rodríguez da cuenta también de los esfuerzos anteriores por mostrar diferentes aspectos de la industria de la construcción en el país. Entre otros, se nombra un estudio del actual director de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía, Herman Kamil, y el ex titular de esa cartera, Fernando Lorenzo. En 1998 desarrollaron una investigación -”Caracterización de las fluctuaciones cíclicas en la economía uruguaya “- que mostró que la inversión en construcción “es procíclica respecto del PIB y lo rezaga”, marcan las autoras. También se cita otro estudio del Ceeic, del año pasado, que puso el foco en la productividad del sector. La literatura nacional sobre el tema muestra la “suma importancia” de la industria para el país.

Fuente de información: www.elpais.com.uy

No hay comentarios.:

Publicar un comentario